• Morales & Zaragoza. Avd. Ruzafa, 11. 1º. 03501 Benidorm (Alicante)

    Noticias

SEGUNDA OPORTUNIDAD Y VIVIENDA HABITUAL

En la actual situación, es posible que usted conozca a algún empresario que no pueda hacer frente a sus deudas. Pues bien, el mecanismo de la “segunda oportunidad” puede servirle de ayuda e, incluso, “salvar” la vivienda habitual...

“Segunda oportunidad”

Personas físicas. La normativa concursal regula el mecanismo denominado de “segunda oportunidad” (o “beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho”), al que pueden acogerse las personas físicas con deudas (nunca una sociedad). Por ejemplo, socios que han avalado deudas de su empresa, empresarios autónomos, particulares... Apunte. La ventaja de este mecanismo es la siguiente:

  • En general, las personas físicas responden de sus deudas tanto con su patrimonio presente como futuro. Por tanto, si un acreedor no puede cobrar ahora (porque el deudor es insolvente), puede esperar y volver a reclamar en el futuro (si entonces el deudor vuelve a tener dinero).

  • Con el mecanismo de la segunda oportunidad, sin embargo, se liquida el patrimonio actual del deudor, y algunas deudas que no se puedan pagar con ese patrimonio podrían quedar canceladas. Apunte. El deudor no responde con su patrimonio futuro, sino que pone el “contador a cero” y tiene una “segunda oportunidad”.

Procedimiento. Deben cumplirse ciertos requisitos para acogerse a este mecanismo (inicialmente, intentar llegar a un acuerdo con los acreedores con la intervención de un mediador concursal). Si el intento fracasa, el procedimiento pasa al juzgado y se inicia la liquidación del patrimonio del deudor. Apunte. Y es en este trámite donde, si se cumplen ciertos requisitos, el deudor puede quedar exonerado de pagar las deudas que queden pendientes al final del proceso.

El siguiente paso

En http://apuntesyconsejos-susociedad.es/descarga , referencia ED 20.10.02, encontrará la relación completa de requisitos y del procedimiento a seguir para acogerse al mecanismo de la “segunda oportunidad”.

¿Qué sucede con la vivienda?

Vivienda. Dentro del procedimiento de liquidación se incluyen todos los bienes del concursado, incluso su vivienda habitual. Apunte. Pero ésta podría quedar a salvo de la liquidación si está hipotecada y la ejecución de la vivienda no alcanza para liquidar la hipoteca. Vea una situación frecuente en que puede ser posible.

Ejemplo. Un deudor tiene una vivienda valorada en 250.000 euros con una hipoteca pendiente de 200.000. Apunte. Pues bien, en un caso así puede solicitar al juez que dicha vivienda no entre dentro de la liquidación, justificando su solicitud de la siguiente manera:

  • Acreditando que el préstamo hipotecario está al día (así, el banco no será un acreedor del concurso).

  • Y presentando una tasación que demuestre que el valor de mercado del inmueble se aproxima prácticamente a los 200.000 euros que se deben al banco (mejor aún si el valor de mercado del inmueble es inferior a la deuda pendiente). Apunte. Esto es posible que suceda si bajan los precios de los inmuebles.

Conclusión. En un caso así es posible que el juez acepte la solicitud, pues la ejecución de la vivienda habitual sólo servirá para pagar la hipoteca y no supondrá la obtención de líquido adicional para pagar a los acreedores. Apunte. De esta forma, el deudor podrá poner el contador a cero (y ya no responderá de las deudas que no se hayan podido liquidar) sin haber perjudicado a nadie: ni al banco (que seguirá cobrando la cuota del préstamo y manteniendo la garantía hipotecaria) ni a los acreedores (que tampoco habrían recibido nada si la vivienda se hubiese subastado o se hubiese puesto a la venta, pues el dinero obtenido se habría destinado a liquidar la deuda hipotecaria).

El mecanismo de la segunda oportunidad puede permitir, siempre que el deudor sea persona física, quedar exonerado de las deudas y “empezar de cero”. En algunos casos, además, sin tener que liquidar la vivienda habitual del deudor.